Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

La verdad y las rosas

Se seca el último pétalo de la rosa en esa agónica batalla perdida con el tiempo y el viento.
Creció tímida entre susurros de mi boca que alentaban al pimpollo.
Floreció sin competencia y brilló bajo el sol durante muchas tardes sin nubes.
Pero como todas, después de llegar a su máximo punto comenzó a secarse inevitable y sin paciencia.
Decir que el relato es verídico sería mentir sin piedad.
Porque evita dar detalles sobre el principio de la rosa o suaviza como una elegía su crecimiento.
Casi nunca nadie aclara que las rosas pese a ser hermosas suelen estar llenas de espinas.
Ni que su cuidado demanda esfuerzos sobrehumanos más allá de lo racional.
Tampoco dicen que el suelo nunca tiene los suficientes nutrientes o la humedad adecuada, por lo que hay que estar siempre pendientes,

Y las rosas o La Rosa, van ocupando cada uno de los espacios de tu vida hasta que ya no es tu vida.
Pese a todo, ¿cómo volver a cultivar otras flores cuan…

Dentro de la habitación

Ingresa la luz, pero pide permiso y como llega se marcha sin saludar.
Sombras se transforman en el suelo, pero suplican perdón mientras se fusionan y se separan.
El aire se va viciando despacio pero sin pausa, nublando un poco la vista.
Transpira la taza en la mesa,  dejando un trémulo círculo ignorado por todos.
Zumba una luz, distante en el techo, pero no se repara en ella.
La mirada perdida en algo de madera y tantas palabras machacando su cabeza.