Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

Cuando las estrellas aparecen despacio

Los límites del camino
se desdibujan mientras
el paso aumenta
y la luna gana el cielo desnudo.

Ese lejano susurro
retumba como un eco eterno
que nace en mi interior,
o tal vez en su boca.

Un segundo.

El ritmo de los suspiros disminuye
y mis ojos se acostumbran
a ciertas sombras empañadas.

Descubro los puntos dispersos
en el lienzo negro del firmamento,
sin querer los uno.

No me sorprende el resultado,
pero el resto del recorrido
se hará más difícil
y lento.

Ocaso de juventud

Ella, todavía inmortal,
movía los dedos
mientras jugaba con la idea
de su mortalidad.

Yo, tan mortal como todos,
la escuchaba con la nostalgia
del que se apaga con la noche.

Esa divagación
casi filosófica
me arrastró como un torrente
a una serie de enumeraciones dolorosas.

Las copas vacías rotas,
un sinfín de derrotas y
una guerra casi perdida.

El sol se despide en el horizonte
y un leve rocío
acaricia las superficies,
antes de volverse una molestia.

Los hombros
se sienten pesados,
hace rato que nadie dice nada.

Vuelvo a mirar el paisaje
que nunca me aburre,
pero al final de cuentas
lo único que va a quedar es el silencio.

Solo el silencio.

Entre otras sorpresas

Entonces me sentí perdido
y comencé a ordenar los recuerdos
que se guardaban en aquel cajón
siempre cerrado.

Que tal foto allá,
ese regalo por allí,
ese libro acá
y ese poema olvidado,
ya sucio, ahí.

Mi curiosidad,
vieja trampa si las hay,
comenzó a inquietarse
al percibir cierto patrón.

Un rato
que se diluyó
como una nube en el viento
me dejó una inesperada revelación.

La suma de mis pasados
forman un rostro,
pero no el mío
ni el que imaginé.